Errores comunes que debes evitar a la hora de traducir un website

Antes de arreglar imprecisiones o fallos en las traducciones de textos online el paso más importante es realizar un trabajo de detección efectivo y oportuno. Repasa lo que necesitas considerar al pasar un sitio web de un idioma a otro.

Parte de crear contenidos web atractivos es llegar al público y tener buenos resultados en términos de SEO, todo al mismo tiempo. Es por eso que las traducciones en línea se vuelven trascendentes para cualquier sitio web con tal de aumentar la confianza de los usuarios actuales y potenciar la llegada de nuevos clientes.

El camino para completar las traducciones de textos online tanto para la portada como para las landing pages y los demás elementos del sitio web puede ser abrumador y los errores pueden multiplicarse, así que es mejor tomar en cuenta los fallos que podrías cometer con tal de evitarlos en todo momento.

Usar servicios de traducción sin establecer prioridades

Buscar un trabajo completo puede ser loable en muchas ocasiones pero cuando se trata de pasar un sitio web de un idioma a otro, necesitarás jerarquizar los contenidos para saber cuáles son las partes más importantes. Si tienes lo esencial en términos de traducciones en línea podrás lanzar la nueva versión a un nuevo mercado en busca de llegar a ese público para seguir trabajando en desarrollar el resto de contenidos posteriormente.

Los beneficios de implementar versiones de tu website en otros idiomas son evidentes pero muchas veces por esperar a tener absolutamente todo traducido perderás tiempo valioso o elevarás tu presupuesto de manera innecesaria.

Ignorar o subestimar la localización de contenidos

Uno de los puntos claves de un servicio de traductor es adaptar el lenguaje a los objetivos de tu empresa. Que la traducción te ayude a enviar el mensaje que deseas según tus necesidades, objetivos y características.

Cada región, país, mercado e industria tiene sus propias características y es importante adaptar los contenidos a la audiencia a la que quieres llegar, por lo que asumir que una traducción literal o general será suficiente es incorrecto.

Olvidar elementos importantes en la traducción

Otra equivocación habitual de los traductores online es dejar de lado partes importantes de su sitio web. De nuevo, no es necesario desde un inicio traducir cada sección o página pero tampoco puedes ignorar aspectos que determinarán el funcionamiento de tu web como pueden ser el menú, la página de contacto, el servicio al cliente o las descripciones de productos en caso de una tienda online.

Delegar el trabajo en el traductor de Google

La herramienta de Google es útil para traducciones en línea rápidas pero en el caso de un sitio web, lo más aconsejable es optar por un servicio más profesional y efectivo. El algoritmo del buscador de Google da prioridad a los websites que utilizan traducciones originales y no las que se realizan con el traductor de Google, así que vale la pena tomarlo en cuenta para evitar complicaciones. Además, se trata de una herramienta que sigue en constante desarrollo y en ocasiones no resulta tan precisa como crees.

No prestar atención a las especificaciones SEO

El SEO es fundamental para las métricas de tu sitio web pero tener un buen rendimiento en tu versión original no te dará resultados en la nueva versión en otro idioma a menos que trabajes y dediques tiempo a adaptar y localizar los contenidos. Traducir textos, optimizar meta tags, descripciones y hasta los pies de foto de las imágenes utilizadas será clave en tu trabajo de traducción.

Conclusión

La traducción de un website es un trabajo importante que debe tomar en cuenta múltiples aspectos desde los contenidos hasta el SEO en el nuevo idioma, por lo que muchas empresas contratan servicios especializados para no sucumbir en el intento. Sea cual sea tu elección para tener una nueva versión de tu sitio, trata de evitar errores comunes para conseguir los mejores resultados en poco tiempo.