Traducción automática – definición junto con los tipos, ventajas y desventajas de la misma

La traducción automática define la traducción de un idioma a otro sin participación humana. En tiempos del rápido desarrollo de las tecnologías de la información, entra dentro de la categoría de «lingüística informática», que se está volviendo más y más eficiente cada año. ¿Significa este desarrollo tan dinámico de esta área que las máquinas pronto reemplazarán a los humanos también en la industria de la traducción?.

Los comienzos de la traducción automática

Es interesante observar que el concepto de traducción automática apareció relativamente pronto. Las primeras ideas fueron creadas en el siglo XVII, pero debido a las limitaciones tecnológicas, no fue posible implementarlas. La aparición de las primeras computadoras hizo posible que se empezara a trabajar en la traducción automática. Así, las primeras computadoras de traducción fueron creadas en 1933 y, como suele suceder con las nuevas tecnologías, fueron utilizadas principalmente por los militares.

Los tipos de traducción automática

Con el uso de los sistemas informáticos, la traducción automática puede prepararse en varios tipos diferentes. El primer tipo es la traducción asistida por máquina, lo que significa que el traductor que la realiza utiliza un software especial para acelerar y simplificar todo el proceso. El segundo tipo es la traducción asistida por el hombre, lo que significa que el traductor supervisa todo el proceso de traducción, haciendo ajustes antes, durante o después de la traducción automática. El tercer tipo es la traducción automática completa, que no implica la intervención humana tanto en el texto de origen como en el texto traducido.

Métodos de traducción automática

Los tipos de traducción automática se clasifican según el grado de participación humana en el proceso de traducción. Sin embargo, desde el punto de vista del procedimiento, también es posible distinguir los métodos utilizados para llevar a cabo tales traducciones. Los métodos de traducción automática más utilizados son los siguientes:

– Sistemas de traducción directa: se trata de la traducción de las palabras del texto de origen directamente a las palabras previstas en el idioma de destino. Este método solamente es aceptable en el caso de los idiomas conexos. 

– Sistema de traducción sintáctica: se basa en el análisis sintáctico del texto de origen. El resultado de esa traducción es un árbol sintáctico del que hay que seleccionar los elementos más adecuados para el efecto deseado.

– Sistema Interlingual: se basa en el lenguaje universal de la interlingua. En este sistema, todo el proceso se basa en la traducción del idioma de origen al interlingua y del interlingua al idioma de destino.

– La traducción estadística: se basa en una memoria de traducción hecha por el hombre. La traducción se  fundamenta en el análisis de la memoria de traducción y la selección de la traducción más probable. Este sistema se utiliza en Google Translate o DeepL.

– Traducción basada en ejemplos: es similar a la traducción estadística, con la diferencia de que el sistema no busca las palabras más parecidas en la memoria de traducción, sino frases enteras.      

Cada uno de los sistemas tiene sus ventajas y desventajas, lo cual es notado por las personas encargadas del desarrollo de las tecnologías de traducción. Por esta razón, muchas de las máquinas utilizadas para la traducción automática se basan en algoritmos, que se basan en dos o más sistemas. Esto se puede observar en el funcionamiento de Google Translate. A veces utiliza un sistema de traducción directa, otras veces una traducción estadística basada en ejemplos, y en otros casos un sistema de traducción sintáctica.

Memoria de traducción – ¿qué es?

Dado que los principales sistemas modernos de traducción automática se basan en la memoria de traducción, definitivamente vale la pena discutir este concepto con más detalle. Para definirlo lo más brevemente posible, una memoria de traducción es una base de datos que contiene registros de al menos dos versiones lingüísticas de un fragmento de un texto, generalmente oraciones enteras. Las llamadas herramientas CAT se utilizan para leer tales memorias. En la práctica, deben considerarse como una herramienta auxiliar en la labor de un traductor y su principal objetivo es ahorrar tiempo y acelerar el proceso de trabajo.

¿Cómo funciona?

Como la memoria de traducción es simplemente una base de datos, se puede ampliar gradualmente con más contenido añadido. De hecho, así es exactamente como funciona. Cada traducción subsiguiente hecha a través de una herramienta CAT dada guarda más y más palabras y oraciones enteras en la memoria de traducción. Debido a lo anterior, cada traducción subsiguiente se realiza más rápido, especialmente cuando incluye frases repetitivas o secciones enteras.

El traductor que utiliza esta solución carga el texto de origen en la herramienta TAO y, como resultado de su funcionamiento, se obtienen sugerencias de traducción de frases individuales. Estas sugerencias pueden ser aceptadas, modificadas o rechazadas. Este procedimiento agiliza el trabajo diario de un traductor, cuya eficiencia aumenta en proporción a la creciente base de datos.

La traducción automática – las desventajas

A pesar de que la traducción automática es cada vez más precisa, no podrá reemplazar el trabajo de un humano. Hay varias razones para lo anterior, la más importante es el hecho de que una computadora no tiene un sentido lingüístico. Incluso cuando se utiliza un sistema sintáctico o basado en ejemplos, la traducción seguirá basándose en un algoritmo fijo, que no funcionará cuando el texto de origen supere los límites impuestos.

La ventaja del ser humano sobre la máquina

La mayor ventaja de un traductor humano sobre la traducción automática resulta de una simple relación: el habla como tal es un fenómeno vivo, mientras que la dinámica de los cambios lingüísticos es muy alta. En el contexto de un fenómeno vivo como el lenguaje, la traducción automática siempre será secundaria a la actividad humana. La situación no cambiará hasta que se cree una inteligencia artificial basada en un procesador tan eficiente o incluso más eficiente que el cerebro humano.

Incluso suponiendo que alguna vez se desarrolle una tecnología de este tipo, un traductor automático probablemente nunca adquirirá una característica exclusiva de los humanos, a saber: la intuición. Esta a menudo permite tomar las decisiones correctas, sin análisis racional. En el contexto de los estudios de traducción, este principio también se aplica, ya que se trata de utilizar la palabra correcta en el contexto adecuado y de comprender instintivamente los matices lingüísticos como la ironía, el humor o un chiste de situación. Ni siquiera la inteligencia artificial más avanzada tendrá esta habilidad, porque es poco probable que una máquina esté equipada con la capacidad de interpretar las emociones.

¿La traducción automática ayuda al traductor?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, la traducción automática no sustituirá el trabajo humano en un futuro próximo. Sin embargo, esto no significa que tales algoritmos de traducción sean el enemigo de las típicas traducciones de idiomas. Es todo lo contrario: el uso hábil de la traducción automática es una gran solución para acelerar el trabajo. Todo lo que se necesita es un conocimiento adecuado sobre cómo utilizar estos beneficios tecnológicos.

La revisión de la traducción automática

Un traductor que utiliza una herramienta CAT debe estar familiarizado con el concepto de corrección de la traducción automática. El factor más importante es la apertura al resultado de la traducción hecha por una computadora. Muchas palabras u oraciones se traducirán de forma literal, por lo que deberá tener cuidado al buscar equivalentes lingüísticos más relevantes. También vale la pena invertir en su propia memoria de traducción para que cada pedido posterior se pueda llevar a cabo aún más rápido basándose en los datos guardados anteriormente. Así es como la traducción automática apoyará a un traductor que quiere agilizar su trabajo diario.

¿Vale la pena usar la traducción automática?

Dado que la traducción automática se basa en algoritmos y sistemas imperfectos, ¿vale la pena utilizar esta solución? Todo depende del propósito del texto. Si únicamente quieres conseguir el entendimiento de un artículo en un sitio web extranjero o una oferta de una empresa extranjera, por ejemplo, entonces esta solución será suficiente. Después de todo, no hay nada más fácil y rápido que hacer clic con el botón derecho del ratón en el icono apropiado de un sitio web y seleccionar «Traducir la página».

Sin embargo, la situación es completamente diferente con el contenido que se quiere mostrar al público extranjero. Su calidad debe ser alta si su intención es ganar la confianza de sus lectores. Los textos de baja calidad resultantes de la traducción automática tendrán un impacto negativo en su imagen como profesional. Por esta razón, vale la pena encontrar un traductor humano para negocios, marketing, ventas y otros contenidos con un propósito específico. Opcionalmente, puede decidir utilizar la traducción automática con la condición de que sea revisada posteriormente por alguien que hable con fluidez un idioma determinado.